Hola hola wanderdustianos!

Sabemos que os hemos tenido un poco abandonados de noticias y buenas historias de lectura pero los días son muy intensos y casi ningún día tenemos enchufe o wifi suficiente para poder relatar la aventura.

Pero basta de excusas y lamentos que el viaje está siendo una pasada, lleno de experiencias y momentos inolvidables. El tema coche ha ido dando pequeños sustos y problemas que hemos ido solucionando con más o menos ayuda y con suerte en algún punto. Para los que se preocupan por nosotros (sobre todo la familia que nos quiere mucho) estamos fenomenal, no hemos tenido ningún problema salvo nuestro “olor” y estamos practicando la “dieta del embutido” con gran éxito.

Lo mejor del viaje sin duda es la gente que estamos conociendo en diferentes lugares, gente muy hospitalaria y muy amables, que en seguida se vuelcan contigo y te ayudan en todo lo que pueden. Hay que decir que el coche nos ayuda bastante porque la gente no puede quitarle el ojo de encima y se acercan a preguntarnos e interesarse por el viaje.

Aquí va un resumencillo de las mejores personas que nos hemos encontrado y que han hecho de este viaje, de momento por Europa, algo maravilloso. Los primeros fueron en el País Vasco, dos hombres que nos preguntaron y que nos ofrecieron su caserío cuando volvamos de Mongolia (Koldo); la noche de la hoguera y música con tres chicas en una cala; los buenos amigos de cerca de Toulouse (Bonrepos) que nos invitaron a cenar pizza, cerveza, Ricard y nos dejaron ir a su lugar de reunión (su “taller”) para sentirnos como en casa; los italianos que no dejaban de pitarnos y darnos ánimos en nuestro viaje…

Hicimos mucho turismo por Italia (Florencia, Venecia, Pisa, Milán) y la gente en general fue encantadora pero mención aparte para el taller en Lodi de Tuttauto que se involucraron muchísimo con nuestro viaje y aparte de reponernos la dichosa tapa del aceite (es una larga historia pero dejémoslo en que se me olvidó tapar el aceite y perdimos la tapa, y salimos de Florencia con una piedra enrollada en cinta americana como supuesta tapa y así llegamos a Lodi) nos dieron una batería nueva, bujías de repuesto, un filtro de aire, un faro led, etc… y todo gratis así que les hicimos nuestro nuevo patrocinador.

Con la vuelta a Madrid de Rodri y recoger a Fer en Milán, salimos de Italia rumbo a Eslovenia. Allí nos lo pasamos muy bien e hicimos un poco “el cabra” con nuestra nueva especialidad cuasi-olímpica de salto alpino en mesa de camping, os recomiendo que vayáis a Facebook y echéis un ojo al video. Visitamos Liubliana en una mañana y partimos hacia Croacia.

En Zagreb conocimos a otra de las grandes personas del viaje, Tea, la amiga de Erasmus de Fer y su amigo Andrew que nos dejó dormir en su casa y nos invitó a “sus misiles” en la Play como él los llamaba.  Tea nos enseñó la vida nocturna de los croatas desde dentro y la verdad que fue una noche inolvidable y espectacular con el toque de locura croata que nos enamoró.

CIMG1440
En Zagreb con Tea y Andrew

Después de Croacia cruzamos a Serbia donde en la frontera Frangui hizo muchos amigos y sacó muchas sonrisas a los niños durante la espera.

Serbia ha sido el país que más nos ha sorprendido para bien, es donde hemos conocido a las mejores personas de todo el viaje; gente que teniendo tan poco tienen una hospitalidad y una generosidad inmensa y que te tratan como si fueras un amigo de verdad. Gente muy auténtica y que hemos tenido una SUERTE increíble de conocer.

Aquí os dejo literalmente lo que anoté en esos dos días en Belgrado en mi diario del viaje para que sintáis en vuestra piel lo que nosotros sentimos allí:

 

Día 13 y 14 à Frontera Serbia- Belgrado.           33390km-33723km

“Escribo los dos días juntos porque hemos conocido a unos colegas serbios que han sido de lo mejor del viaje hasta el momento y una experiencia que nunca olvidaré.

Salimos de la gasolinera de al lado de la frontera donde habíamos dormido ayer a eso de las 11 de la mañana o así, y Pabs nos condujo hasta Belgrado en 1,5-2h. Una vez entrando en la ciudad, buscamos seguir e interpretar las señales (están en cirílico y en inglés) hacia el centro de la ciudad pero vimos algo como “Sada centar” y nos desviamos hacia allí. Acabamos un sábado a las 13 de la tarde en “Nuevo Belgrado”, que luego nos dirían que es el otro lado del río.

Empezamos a preguntar y delante de donde hemos aparcado hay una tienda de reparación de móviles… En esa humilde tiendecilla conoceríamos a Nikola, el hombre que nos abriría las puertas de su casa como si de colegas de siempre se tratará…pero no adelantemos acontecimientos.

Le preguntamos por el centro de Belgrado y en su mejor inglés nos indica que ahí no hay nada que ver y que debemos ir al centro-centro. Hace un par de llamadas y al ver nuestro coche y que vamos sin GPS dice que va con nosotros y nos lo enseña. Nikola va de copiloto y yo voy detrás en las piernas de Fer.

Llegamos al centro que estaba a 15 minutos y nos indica un sitio para aparcar y decide que él nos paga el parquímetro sin que nosotros le digamos nada. Todo esto sin intentar vendernos nada ni insinuar nada raro, pues su inglés es normal-bajo y es parco en palabras.

Nos damos una vuelta por el centro, la plaza central y nos va guiando y explicando cosas de la ciudad en la que ha nacido y vivido toda su vida (Belgrado significa ciudad blanca aunque él dice con una carcajada que no es blanca si no gris).

Vamos a una especie de jardín con un castillo-muro detrás, tomamos una birra y comemos nuestra dieta habitual, bocadillo de jamón y queso. Un buen rato con una buena conversación y vistas del Danubio y de gran parte de la ciudad.

De vuelta al centro y nosotros con la medio intención de irnos sacamos algo de dinero serbio (1€ = 120 dinares) y le contamos nuestro problema-handicap del pasaporte de Fer. Nos dice que podemos dormir en su casa tranquilamente y echar la tarde juntos viendo más de Belgrado pero que se tiene que cortar el pelo. Nos parece una buena idea quedarnos en Belgrado hoy y aunque pueda parecer muy loco, Nikola es pura bondad y nos sentimos súper cómodos con él.

Tras cortarse el pelo, visitar una iglesia ortodoxa preciosa y tomarnos una birra más vamos hacia su casa en las afuera de Belgrado a unos 15-20 minutos de Belgrado. Al llegar a su casa conocemos a Milos, un serbio muy alto y grande como Nikola. Nos saluda con alguna palabra en español y una sonrisa tan grande como él y con una guitarra bajo el brazo…

¡¡Se avecina música y buen plan para esta noche!!

Antes de subir nos aconsejan desmontar la baca por si acaso, así que les hacemos caso. Remarco estos pequeños detalles porque se iba viendo que eran muy buena gente y que no querían timarnos ni robarnos ni nada parecido, sólo eran hospitalarios y generosos.

Subimos y Milos toca genial la guitarra con unos solos brutales, pero además él se queda muy sorprendido con como toca Fer la guitarra y sobre todo con López y su armónica cuando decide arrancar y darle caña… Este Pabs es timidillo pero tiene el blues en la sangre y es el mejor con la armónica que he visto en mi vida, algo que también le dicen Milos y Nikola.

 Cuando llevamos una hora ahí viene otro colega, Dejan, el cantante. Un tío súper majo y abierto, muy hablador (como Milos) y con mucha gracia y vacile. Dejan tiene una voz descomunal y se pone a improvisar y cantar rápido, y esto empieza a sonar como una banda profesional. Lo que más me impresiona es la calidez y comodidad de los serbios (que de primeras ninguno de nosotros tres lo pensábamos) y el poder que tiene la música para unir gente de diferentes culturas y países. ALUCINANTE!

PD: en este momento siento envidia sana por saber tocar algún instrumento.

La casa de Nikola era pequeña y con encanto, se veían fotos de su mujer y de su hijo de 4 años (él tiene 34 años). Además no tiene televisión porque dice que lleva diez años sin tener y que no le hace falta para nada, algo que nos impresiona y nos encanta a la vez.

Nikola canta un rato canciones en serbio con Milos y Dejan pero la mayoría del tiempo está ordenando la casa y empieza a hacer la cena para todos.

La cena… un MANJAR. Alitas de pollo, patatas asadas con salsa paprika picante espectacular, ensalada de tomate-atún-queso, ensalada de pepino con una salsa como de yogurt… Ya no porque llevemos 4-5 días a bocatas, es que ha sido una cena deliciosa. No nos dejan pagar nada, ni tan siquiera que le echemos una mano para recoger, dice que somos sus huéspedes.

Compramos más birra Milos, Fer y yo, y de camino nos cuenta que en Serbia la gente es así de hospitalaria, que no tienen mucho pero que lo poco que tienen lo comparten. Compramos birras para todos y sigue sin dejarnos pagar nada, literalmente dice “con los amigos no llevo una calculadora de las cuentas”. Nos explica otra tradición serbia que dice que la persona que compra birras para todos se debe tomar una por el camino…no sabemos si es verdad o es una broma, pero le seguimos y nos tomamos una de vuelta a la casa.

La noche siguió con música de guitarras, armónicas, voces, palmas, etc. Cuando se fueron Nikola nos dijo que durmiéramos donde quisiéramos, que nos había hecho una cama doble pero decidimos plantar esterillas en el salón, total ya estamos acostumbrados y ya dormir bajo techo nos parece un regalazo; aunque a la mañana siguiente nos diría que deberíamos haber dormido en la cama y que la próxima vez lo hagamos.

A la que nos despertamos Nikola nos ha preparado el DESAYUNO. Este tío no deja de sorprendernos para bien. Se ha levantado pronto, ha ido al super a por el desayuno típico serbio y nos ha preparado uno para cada uno. El burek (o algo así) es una especie de hojaldre con queso dentro muy bueno y contundente; para beber nos pone leche o yogurt líquido.

El plan por la mañana es ir a un lago y pasar el día ahí. La gente lo llama “el mar de Belgrado”. Quedamos con Dejan y Milos, que viene con su novia. Nos damos un chapuzón y jugamos al volley un par de horas en la pista. Cada persona que pregunta si puede jugar en seguida le dicen que sí y le dejan entrar sin importarles que hayan reservado la pista pagando.

Vienen unas chicas a jugar al volley que dicen que son de Kosovo, ambas con unas tetas increíbles. Los serbios se ponen a hablar entre ellos sobre las tetas de estas, y al hacer un descanso las chicas de Kosovo dicen que no hablan serbio pero que lo entienden perfectamente. La carcajada de todos es monumental en ese momento, y las chicas no se lo tomaron a mal para nada.

Tras el partido de volley nos damos un baño y después vamos cerca de un río a tocar la guitarra y la armónica como despedida en un sitio con casas de madera sobre el río y el sol atardeciendo, precioso.

Nos despedimos de Milos, su novia y Dejan y quedan grabados en el coche con su firma. Milos se equivoca y en vez de Mongolia escribe Moldavia, jajajaja, así que ya tenemos otro sitio al que ir.

Cuando vamos a dejar a Nikola nos indica como coger la autopista e incluso quiere bajarse y coger un autobús para volver a casa y que no nos desviemos, a lo que nos negamos y le acercamos a casa.

Tras un largo abrazo y desearnos mucha suerte, nos despedimos de él con bastante pena a pesar de que le conocemos de un día y medio. Esta gente nos ha calado muy hondo con su generosidad, su sinceridad y hospitalidad, su felicidad… son personas auténticas que hemos tenido la SUERTE  de poder conocer.

La frase que resume nuestro sentir y pensar de Belgrado es : “Llegamos a Belgrado para vistarlo en 2 o 3 horas y nos hemos quedado dos días enteros por su gente”

Tras una hora y algo conduciendo paramos en un pueblecito llamado Pojote y encontramos un sitio perfecto para acampar. Vuelven los hoteles de 1.000 estrellas porque hay noche abierta y se ven muchísimas, así que escribo estas últimas líneas y me salgo de la tienda para verlas a ver si cazo alguna estrella fugaz…

 

 

Anuncios

2 comentarios en “Aventuras por Europa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s