Ya teníamos el coche por Majadahonda después de habérnoslo traído desde Valladolid, ahora tocaba llevarlo a ponerlo a punto al taller de Javi en Madrid. El cometido parecía más fácil de lo que en realidad iba a ser.

Amaneció una mañana tranquila de Mayo y había quedado con Javi para que éste le echara un vistazo al coche y se lo bajarán al taller. Las circunstancias quisieron que yo no pudiese conducir porque una semana antes me había lesionado la mano izquierda jugando al fútbol así que le dijimos a Javi que tenía que conducir él el querido Seat127 y dijo que le apetecía mogollón y que ningún problema.

Arrancamos el coche sin ningún problema y empezamos a tomar rotondas y baches por Majadahonda con mucha tranquilidad hasta qué, de repente, en la rotonda cercana a la biblioteca Francisco Umbral, CRAAAACK!

-Javi, ¿qué ha pasado? ¿Qué ha sonado del coche?

-Pues que estamos jodidos FRED, nos acabamos de quedar sin embrague.
La tranquilidad con que Javi lo dijo es todo lo contrario a lo que yo sentía por dentro. Empezaron a resonar en mi cabeza esas voces de muchas personas que decían “Con eso no salís de España…No llegais ni a Barcelona…Suerte si pasais de Europa…” y lo peor de todo es que en ese instante parecía que iban a tener razón y se nos había jodido el coche al tercer día de tenerlo en casa.

Yo, presa del pánico, empecé a preguntarle a Javi qué íbamos a hacer y qué donde íbamos a parar; pero Javi seguía bastante tranquilo y me dijo vamos a llegar a la gasolinera de la estación y allí paramos y vemos qué se puede hacer. Mucha distancia me parecía a mí, más si, como yo pensaba, nos iba a tocar empujarlo y encima yo con una mano lesionada.

Pero Javi empezó a cambiar de marchas sin embrague (si, sé lo que estaréis pensando, sé conducir y yo estaba flipando viendo cómo cambiaba de marchas sin embrague y sin que sonase en ningún momento crujidos del embrague) revolucionando el coche cuando hacía falta para meter la marcha y que el coche estuviese en las revoluciones correctas todo el tiempo. En ese momento era lo más increíble que había visto de conducción estando yo en un coche en mi vida, estaba flipando!! y mientras, Javi iba llevando el coche y contándome que había aprendido ese “truquito” de un amigo suyo que había competido en rallys y que ya nos enseñaría para el viaje cómo se hace.

Conseguimos llegar a la gasolinera de la estación de Majadahonda y paramos el vehículo donde pudimos. Mientras yo llamaba a Pabs para preguntarle por los papeles del seguro del coche y cosas varias que Javi me decía (y lo peor de todo es que resultó que sí teníamos seguro pero no estaba ningún papel en el coche), esté abrió el capó del coche y empezó a mirar y cacharrear por dentro. Me enseñó que el cable del embrague se había partido por dentro entero y que no podíamos arreglarlo ahí. Yo ya estaba pensando en que teníamos que llamar a la grúa para que nos lo llevase y ya estaba maldiciendo por nuestra mala suerte cuando Javi dijo:

-Bueno, pues vamos a arrancar y a ver si con un poco de suerte llegamos al taller.

-Javi, pero el taller está en Madrid. ¿Cómo vamos a llegar?

-Pues iré cambiando de marcha poco a poco y esperemos que no nos paremos mucho y nos toquen todos los semáforos en verde.

En ese momento no sabía si Javi estaba loco, si me estaba gastando una broma o si de verdad creía que fuera posible llevar el coche al taller a Madrid. Pero como conducía él y era el que sabía pues yo me monté en el coche y desee con todas mis fuerzas que se obrará el milagro.
Consiguió arrancarlo en segunda y a golpe de llave de arranque y en seguida estábamos tomando rotondas y baches otra vez. Pronto cogimos la A6 para Madrid y me dijo aquí ya es más fácil porque meto 4ª y el coche ya tira y no tengo que cambiar de marchas. Poco a poco, Madrid dejaba de ser un horizonte bajo niebla y contaminación y nos introducíamos en él. Yo seguía flipando y hasta creo que Javi me dijo con una sonrisa en la cara que cerrará la boca de lo impresionado que estaba, que se me iba a meter una mosca o algo.

Tomamos la salida hacia Sinesio Delgado y en ese punto Javi me dijo: -Ahora esperemos que los semáforos nos pillen en verde y que el coche se porte bien.

Pasamos los primeros 5 semáforos en verde y yo ya pensaba que igual hasta teníamos suerte y no nos tocaba ninguno en rojo hasta que la probabilidad dejó de ser nuestra aliada.

-Joder, este está rojo. Estamos jodidos porque además con esta pendiente hacia arriba a ver cómo consigo arrancarlo.

Pusimos los warnings avisando a los coches de detrás y nos quedamos callados mirando esa luz roja y circular esperando que se pusiera en verde…

Niuuuun…crack….niuuuuun….crack

Joder esto no arranca. Los coches pasándonos por todos lados y mirándonos de reojo. La tensión se palpaba en cada intento de arrancar el coche. Al enésimo intento…

Niuuuuuuuuuuun….grgrgrgrgrg….fuuuuuuummmm….

-VAMONOOOOOOS!! Este coche es bestial.

Volvíamos a estar en marcha y Javi me dijo que apenas faltaban poco más de 5 minutos. Hubo creo que otros dos semáforos en rojo porque la probabilidad y la ley de Murphy tienen que actuar pero no fueron tan críticos como el de cuesta arriba y Javi consiguió arrancarlos al tercer o cuarto intento.

Conseguimos llegar al taller sanos y salvos. Llame a Pabs y a Fer y les conté que habíamos conseguido llegar, se lo tuve que repetir unas cuatro veces porque no daban crédito a que lo hubiésemos logrado.

Y así fue nuestra segunda aventura vivida en ese Seat127. El coche aún sigue en el taller de Javi (Automotor Ventilla) en la Calle Padre Rubio 27, cogiendo fuerzas para el largo viaje que le espera y poniendo todo a punto para ser el mejor coche de todos los del Mongol Rally. Cada día que tenemos un hueco nos bajamos Fer, Pabs y yo a echarle una mano y sobre todo a aprender un montón de cosas útiles para nuestro viaje y a mantener la chispa del amor con nuestro querido Seat 127.
Seguiremos informando WanderDustianos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s