Por fin llegó el día que pudimos ir a traer nuestro queridísimo Seat 127 y fue algo especial, algo mágico. Salimos de Majadahonda a eso de las 8 de la mañana alguno con más horas de sueño que otros pero todos con las legañas puestas. ¿Qué quiénes son todos? Pues Pabs, frangui, yo (Fred) y el conductor y amigo Ángel, que nos hizo el favorazo de llevarnos en su coche. Gracias que sé que leerás esto con la camiseta de WanderDust puesta. xD

A eso de las 10:30 estábamos ya en Valladolid y firmando por fin los últimos papeles para poder llevarnos el coche a casa. Con todo firmado fuimos al taller donde estaba a recogerlo. Al ver el coche aparcado y listo para llevárnoslo, pabs y yo nos dimos un fuerte abrazo y nos miramos y se nos veía la alegría en los ojos. No sé cómo explicarlo, digamos que es como cuando vas al aeropuerto a recoger a alguien muy importante para ti que viene de un viaje largo y que llevas mucho tiempo sin ver; esa primera mirada y ese abrazo cuando le ves y ese sentimiento de todas las cosas que vas a hacer y compartir  juntos.

Al levantar el capo recibimos una “clasecita” de que cosas van a ser importantes durante el viaje, qué cosas pueden fallar, qué cosas tendremos que mirar día tras día para seguir dándole cariño y amor a nuestro seat 127.

 

 

Y por fin nos metimos en el coche, Pabs conductor y yo copiloto, y arrancamos. FUUUUMMM. Ese rugido de nuestra pequeña bestia que asusta un poco a Frangui en un primer momento es la forma de decir del Seat 127 gracias por rescatarme y venir a por mí. El viaje de vuelta a casa fue el preludio de lo que nos espera de camino a Mongolia. Un coche que nos contará con sus rugidos pequeñas historias de sus aventuras a lomos de sus 52 caballos de pura potencia.

A una velocidad media de 90km/h tardamos unas 3h en llegar a casa, sanos y salvos. Cada coche, moto o camión que nos adelantaba (perdimos la cuenta tras los 100 primeros) reducía su velocidad y nos echaba una miradita de asombro, curiosidad y envidia. Así es el Seat 127, te enamoras a primera vista.

Ahora el seat 127 pasará un tiempo en el taller para estar a punto para el gran viaje pero no os preocupéis que no se le va a olvidar ninguna historia y aquí estaremos nosotros para transmitíroslas, contároslas y vivirlas.

PD: si no habéis visto nuestro video adelantando a DOS camiones por FB o la página os animo a que lo hagáis AQUÍ que creo que os gustará.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s