Este mes ha estado todo un poco lento, no por culpa de nadie en particular sino de todos en general: Fred con sus exámenes (para los que no lo sepan estudia ingeniería industrial), Fer viajando por Europa (está disfrutando de su Erasmus en Berlín y visitando mogollón de sitios) y yo (Pablo) volviendo a la vida de Madrid y Majadahonda con lentitud y con mi TFG. Pero ya volvemos todos a darle caña de nuevo si cabe con más ganas…

A pesar de que prometimos tener el coche hace varias semanas la verdad es que aún no lo tenemos en nuestras manos. Pero a veces el amor es difícil e incomprensible y hay que seguir insistiendo porque al final se es correspondido. Pues bueno, nuestra situación con el coche es parecida: nosotros estábamos empeñados en comprar un Seat 127 con la excusa de que los coches antiguos son más fáciles de arreglar, ya que no sabemos mucho de mecánica. Pero la verdad es que nos había enamorado ese coche, y no queríamos hacer el rally a lomos de ningún otro. Así es el amor.

Por fin conseguimos encontrar uno por 600€ en internet que parecía bueno: 47.000km (¿Serán reales?) y con todos los papeles al día, lo que quería decir que podíamos ir a por él y traerlo conduciendo, y además lo vendía una pequeña tienda de coches en Valladolid, lo que nos daba más confianza que comprárselo a un particular. Cuando contactamos con el tío, nos dijo que podíamos ir a por él esa misma semana, ya que le iba a pasar la ITV antes de que fuéramos, que era lo único que le faltaba. Todo sonaba demasiado bonito para ser verdad porque las grandes aventuras no son como los cuentos perfectos e ideales…

Pero un día antes empezó lo que iba a ser nuestra penitencia (sobre todo para Fred). Ya teníamos reservado el BlaBla car para ir hasta allí, y traer el coche de vuelta todos conduciendo, que nos hacía bastante ilusión, cuando el tío nos llama y nos dice que cuando fue a pasar la ITV le faltaba el impuesto de circulación. Vamos, que no iba a estar listo para ese finde. Nosotros pensamos, bah, no pasa nada seguro que el finde que viene le pasa el impuesto y listo. Pues no. Hasta la fecha seguimos peleándonos con el tío para que le meta caña, pero siempre parece faltar algún papelillo o cualquier tontería que hace que no podamos ir a por el coche.

Pero como he mencionado antes, a veces hay que ser persistente para ser correspondido en el amor. O eso, o es que somos imbéciles y el amor nos ciega y nos obnubila. Pero bueno, nos gusta pensar que somos chicos listos y que algún día tendremos el coche y podremos hacernos un selfie y enseñároslo.

En cuanto al Crowdfunding ya está casi todo listo, nada más que faltan los pequeños detalles, así que pronto (ya no me atrevo a decir fechas) estará listo para que podáis ayudarnos en este proyecto contribuyendo con la ONG AIPC Pandora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s